Evita estos errores de consultoría en el 2022

Este artículo está diseñado para ayudarte a evitar estos errores de consultoría. Algunos de los aspectos más difíciles de la consultoría están relacionados con la determinación de los requisitos, los horarios y las personas del cliente. Primero, disipemos algunos de los mitos sobre la consultoría.

¡Apúntatelos! Para que no cometas ninguno en el 2022.

Algunas personas escuchan que los consultores hacen una fortuna y cobran miles de dólares por día. Hay una serie de costos generales que afectan su beneficio directo.

Otro mito es que algunas personas creen que, si dejan su trabajo actual y se dedican a la consultoría, eliminarán toda la política y el papeleo de su trabajo diario. Si bien tienen más control sobre estos temas, no faltan tanto los problemas políticos, como el tedioso papeleo que viene con el negocio de consultoría (o cualquier otro negocio, para el caso).

Las personas también asumen que serás visto como un experto en tu campo. Este no suele ser el caso. Aunque tus colegas y tu jefe actual te respeten, tendrás que construir tu propia reputación en el mundo de la consultoría. Esto se puede demostrar a través de tu ROI después de varios años en tu haber, con tu cartera de consultoría.

Otro mito es que la gente piensa que, si eres dueño de tu negocio de consultoría, significa que tienes más tiempo libre. Es posible que tengas más flexibilidad en la forma en que gastas tu tiempo, pero los consultores dedican una cantidad significativa de tiempo a cumplir con los plazos para los clientes, lo que requiere trabajar por las noches, los fines de semana o los feriados.

Otro supuesto es que, es fácil incursionar en el campo de la consultoría. La mayoría de las veces, desarrollar un negocio de consultoría requiere una cantidad significativa de tiempo para comercializar tus servicios y establecer tu metodología de consultoría. Y sí evitar estos errores de consultoría.

Contenido relacionado: Segmenta con efectividad si quieres crear ads en consultoría.

Cosas para hacer

  • Mantén a los clientes al tanto del estado. Hazles saber qué esperar y cuándo.
  • Realiza siempre una llamada de inicio o una reunión de inicio cuando comience su proyecto de consultoría.
  • Actualiza a tu cliente, al menos semanalmente, con una breve llamada sobre su estado.
  • Envía a tu cliente un informe resumido mensual de las actividades que has realizado.
  • Envía a tu cliente una encuesta para preguntarle cómo puede mejorar la interacción entre el consultor y el cliente.
  • Muéstrale siempre a tu cliente que vale lo que está pagando, mostrándole métricas relacionadas con tu trabajo.
  • Vístete siempre para el éxito. Esto se refleja en el cliente y también aumenta tu confianza.

Contenido relacionado: Cómo ser un consultor de éxito: Guía definitiva para emprender tu negocio

  • Cuando tu negocio está funcionando bien, trata de expandirte continuamente y conseguir más clientes. Esto te ayudará a posicionarte cuando las cosas no vayan bien.
  • Subcontratar el trabajo antes de contratar empleados; hasta que hayas desarrollado una base lo suficientemente grande, no tendrás que recortar empleados si el trabajo se ralentiza.
  • Mantén una oficina económica.
  • Utiliza un plan de compensación variable que sea flexible, y los empleados pueden recibir una buena compensación cuando el negocio va bien y menos cuando no lo está haciendo tan bien.
  • Conoce a los clientes en persona, en lugar de comunicarte por teléfono o correo electrónico siempre que sea posible; es mucho más probable que los clientes te recuerden si los tratas en persona.
  • Aprovecha las oportunidades para expandir tu consultoría a otras industrias relevantes.

Cosas que no debes hacer

  • Nunca le digas al cliente que está equivocado directamente.
  • No dejes de tener un contrato por escrito que explique el alcance del trabajo.
  • No dejes de advertir a tus clientes con anticipación cuando se les solicite que proporcionen información o materiales para mantener en marcha el proceso de implementación. Si necesitas información para continuar con los siguientes pasos de tu proyecto de consultoría, proporciona al cliente plazos específicos para evitar retrasos.
  • Nunca realices cambios en los procesos de trabajo establecidos o en el alcance del proyecto sin la aprobación de tu cliente.
  • Nunca te muestres demasiado confiado o arrogante con los clientes. Sé siempre respetuoso con los empleados y recuerda que estás en su lugar de trabajo. No están en el tuyo. Sé respetuoso con la cultura y el impacto que tendrán en los empleados las decisiones basadas en tu consultoría.
  • No pierdas el punto de tus responsabilidades de consultoría. Debes brindar asesoramiento específico y oportuno para ayudar a la empresa a implementar tus estrategias de la manera más eficiente posible.
  • Nunca te pongas en una posición en la que no estés disponible para tu cliente. Mantener una comunicación abierta es clave para el éxito de tu proyecto. Permíteles dejar mensajes de voz o comunicarse por correo electrónico, y hazles saber que comprendes lo crítico que es el tiempo de respuesta.
  • Nunca trabajes específicamente con un solo cliente. Si ese negocio fracasa, corres el riesgo de quedarte sin nada.
  • Nunca hagas compromisos de tiempo que no puedas cumplir o que sean poco realistas. Este puede ser un factor que genere tensión y desconfianza en tus clientes.

Contenido relacionado: Aprende a diversificar tu negocio de servicios como consultor profesional – Academia de Consultores

  • Nunca inicies un contrato de consultoría, sin tener claras las expectativas del cliente. Si tus entregables no están claros, o el cliente no tiene claro cuándo necesita interactuar contigo, como consultor o con tus empleados, será difícil alcanzar la meta.
  • Nunca proporciones un presupuesto poco realista para un proyecto de consultoría. Esto puede ponerte en una posición en la que no puedas producir el producto deseado para el cliente, lo que podría requerir solicitar fondos adicionales del cliente o tener que proporcionar estos fondos por ti mismo.
  • Nunca dejes de establecer un calendario de pagos para tu cliente y controla tu facturación regular.
  • Nunca participes en actividades inapropiadas con empleados que trabajan para una empresa para la que estás consultando. Esto incluye cualquier forma de acoso.
  • Nunca participes en discusiones culturales, políticas o religiosas mientras realizas consultas.
  • Nunca comentes sobre el trabajo de otro consultor; da la apariencia de ser poco profesional.
  • Nunca actúes en nombre del cliente por ningún tipo de asunto financiero, ni ejecutes ningún tipo de autorización comercial mientras haces tu trabajo.
  • Nunca dejes de escuchar las necesidades de los empleados. Pueden proporcionar una gran comprensión de algunos de los problemas más pequeños, que pueden conducir a los problemas más grandes que estás tratando de resolver.
  • Nunca asumas que los empleados de la empresa aceptarán fácilmente tu consejo como consultor. Los empleados a menudo pueden resentir el consejo de un extraño.

También hay una serie de aspectos legales a tener en cuenta. Algunos consultores han aprendido por las malas, por lo que ofrecemos algunas ideas legales básicas para tener en cuenta. Esto te ayudará a evitar estos errores de consultoría.

  1. Asegúrate de mantener un seguro de responsabilidad civil y de comprender si tu póliza se basa en “reclamaciones hechas” o “con base en la ocurrencia”. El tipo de seguro determinará quién paga en caso de reclamación.
  2. Asegúrate de contar con un seguro de responsabilidad profesional, también conocido como errores y omisiones, para protegerte de los errores cometidos con respecto a tus servicios de consultoría.
  3. Asegúrate, si eres el titular de la propiedad intelectual o de los derechos de autor, de poseer una licencia para el uso de tu propiedad. Si tienes una licencia, puedes cobrar por la utilización de tus productos.
  4. Asegúrate de consultar con tu estado para ver si las tarifas que cobras a los clientes están sujetas a un impuesto; tú eres el responsable de este impuesto.

⚠️⚠️ Esperamos que esta información sea útil para ti como consultor y así evitar estos errores de consultoría en el 2022. Y si quieres puedes dejarnos en los comentarios alguna duda o consulta adicional.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba